El pequeño deshollinador, de Benjamin Britten (2006)

Teatro Real, Madrid, España

“Mucho más interesante me pareció Soledad Cardoso, una cantante muy expresiva y con un buen instrumento, que además tiene algo que en general faltaba en los papeles de adultos de esta ópera: buen gusto. Sus escenas fueron las más convincentes de la representación y por momentos -'Run, poor sweep-boy, run'- me llegó a emocionar.” Maruxa Baliñas

Mundoclasico.com